3 claves para que tu autenticidad enamore en tus textos

Puede que estés harta de escuchar por todos lados lo de ser auténtica. No te culpo. A mí me pasó.

Es por eso que decidí enfocar toda mi energía en decirte cómo hacerlo (que es el paso que se salta la mayoría).

Bien, en el artículo de hoy te traigo 3 claves para que esa autenticidad genere el deseado efecto WOW en tus textos.

 

Estamos hablando de ser auténtica, no te potenciar una mentira

 

Sí, llámame radical (“¡Radical!”). Vale. Pero lo que yo quiero que hagas es sacar lo que tienes dentro y potenciarlo, no que crees una voz que “lo pete” y te ciñas a ella.

A esto último, te digo: No.

No se trata de parecer auténtica. ¿Por qué? Porque tú ya eres auténtica. Ya eres genial. Ya eres tú.

Por eso, de lo que se trata es de que lo encuentres, lo saques y lo potencies en tus textos.

 

Recuerda: Solo siendo tú misma, te diferenciarás del resto de profesionales que ofrecen lo mismo.

 

Y ojo, encontrar tu potencial y sacarlo no implica tener ya una marca personal supertrabajada (te lo digo porque luego hay malentendidos). Eso requiere tiempo y constancia. ¿Hablaremos de ello? Si quieres, sí, pero mi misión ahora y el objetivo de este post es darte algunas claves para que pases esa genialísima tú a los textos de tu negocio.

 

Mantén las expresiones que utilices en la vida real

 

Lleva una libreta a mano (yo utilizo las notas del móvil, así que si lo de la libreta no va contigo, prueba una app para tu smartphone) y fíjate en cómo hablas con tus amigos, familiares y conocidos.

Crea una lista con palabras y expresiones que utilices o te llamen la atención y acude a ella cuando te sientes a escribir. Llegará un momento en el que no necesites la lista y ya te salgan solas cuando escribas.

Por ejemplo: Mi “genialísima” o mi “supertrabajada” de los párrafos anteriores. ¿Son expresiones habituales que encuentres por la red? Eeemmm, no. ¿Ese último “eeemmm”? Tampoco.

¿Es bueno abusar? No, por favor.

Tampoco es cuestión de redactar un artículo de 1000 palabras y que esté hasta arriba de expresiones coloquiales. Se trata de escribir desde ti misma y tu personalidad, no de que no se entienda el texto.

 

Apuesta por la voz en off

 

Si eres de las que, cuando dicen algo, a veces hacen comentarios extraoficiales, te vas a enamorar de los paréntesis porque te van a salvar la vida y, además, yo creo que le dan un toque cercano y divertido a tus textos.

¿A qué me refiero con “comentarios extraoficiales”? Bien, imagina que estás manteniendo una conversación en persona, dices algo y, justo después, aclaras ese algo, haces un comentario o, simplemente, lo exageras un poco. A eso me refiero.

Por ejemplo: Unos párrafos más arriba, te decía “llámame radical (“¡Radical!”)”. ¿Era necesario? No. ¿Lo hubiera dicho si hubiera estado hablando contigo en persona? Seguramente. Pues lo he puesto. Ya está. Con lo de anotar las expresiones en una libreta, lo mismo. Entre paréntesis, te he dicho lo que yo hago. Así, como apunte.

 

Imagina que tienes a esa persona delante y déjate llevar

 

Ok. Esto parece muy típico, pero es que funciona. Escribe del tirón todo lo que puedas y luego, edita.

Yo, ahora mismo, te estoy imaginando delante de mí con cara de “a-ver-qué-me-cuenta” o de “esta-chica-me-cae-genial” (me decanto por esta última y voy muriendo de amor, pero puede ser que todavía no estés en ese punto. En ese caso, haré lo posible para encantarte) y voy escribiendo lo que te diría o pensamientos entre paréntesis.

No me paro a pensarlo. Escribo. Que salga lo que sea. Luego puede que lo quite (o no).

Esa parte es la más importante. Cuando te aceptas y pierdes el miedo a mostrarte como eres, apenas editas después. En páginas de venta o textos generales de la web, sí. En artículos, lo justo.

De verdad. Es como volcar todo lo que piensas sobre el tema que tratas en el artículo y después darle forma. Pero ese texto ya tiene tu voz, tu estilo y tu personalidad.

Ese texto ya eres tú. Solo falta hacer los párrafos más cortos, añadir subtítulos, negritas y palabras clave. Lo tienes hecho. Sabes qué tienes que decir porque te dedicas a lo que predicas. Utilízalo a tu favor y desata tu personalidad así porque sí.

 

Nota: Si luego el texto te queda extralargo y te das cuenta de que has divagado demasiado, corta por lo sano y quita las ideas repetidas o haz un mix de las ideas que puedan englobarse en una.

 

Conclusión: Si tú eres tú, ¿por qué sonar diferente?

 

¿Para demostrar que eres profesional? A ver, profesional ya eres. Trabajas de esto y tienes clientes superfelices. ¿Quién va ponerlo en duda? El que decida no trabajar contigo porque “no suenas profesional y duda de tus capacidades” no será tu cliente ideal. Por lo que mejor que no se decante por ti porque no estarías a gusto trabajando con él. Es simple.

Apuesta por ti, pon en práctica estas 3 claves y déjate llevar. Deja que tus dedos vayan corriendo por el teclado y escriban sin cesar. Olvídate de sonar o no sonar, de decir o no decir, de cribar o de pensar demasiado. Solo escribe. Divaga. Piensa en alto. Háblate (sí, yo me hablo a mí misma y pienso en alto). Luego, edita. Modifica. Une. Separa. Negritas. SEO.

Pero eso, todo luego. De entrada, solo tú y tu esencia.

 

Y tú, ¿eres de las que se miran y remiran los textos, de las que se bloquean o de las que se dejan llevar?

 

Y si lo que quieres es dar un paso más, encontrar aquello que te bloquea, superarlo y conectar mejor con tus clientes, SIEMPRE desde ti, haz clic aquí y apúntate a mi reto-training gratuito “Conecta con los clientes que sueñas en 7 días”. Empezamos el 23/10 y te ayudará a saber cómo enfrentarte a las barreras que te impiden mostrarte como eres.

4 Comments

  • Daniela

    Hola María,

    Muchas gracias por los tips tan útiles que has compartido. De hecho iba a sentarme a redactar un post, y al revisar el correo vi el tuyo, y me dije “lo voy a leer a ver si me da un empujón y puedo escribir más rápido”. Y mira por donde, siento muchas ganas de ponerme a escribir ya aportando tus consejos.
    También te agradezco enormemente que no hayas escrito la SUPER-MEGA-GUÍA (que me las he encontrado por ahí en la red) con consejos para escribir, luego te tiras 15 minutos leyendo y al final tienes una ensalada en la cabeza que se te quitan todas las ganas de redactar nada jeje.
    Por cierto, felicidades por tu identidad gráfica, me parece super potente, desde luego pasar desapercibida… no pasa 😉

    Feliz finde!

    Daniela

    • María Bolívar

      Jajajaja gracias a ti, Daniela 🙂

      Me alegra saber que te he dado ese empujoncito y que te han entrado ganas de escribir.

      Me quedo con lo de “te agradezco enormemente que no hayas escrito la SUPER-MEGA-GUÍA” jajaja por si, alguna vez, me da por hacer una (aunque siempre cae alguna).

      Un abrazo, guapa, y muchísimas gracias por la parte que me toca <3

  • Gaby F

    María! ea! gusto me da que por fin abras el blog, que vengo esperándolo desde hace ya rato… rato.
    Me ha encantado la entrada y lo de los paréntesis, cosa curiosa porque me he dado cuenta que mucho de mi estilo viene de haber participado toda mi adolescencia en foros de internet sobre anime y manga, por esos lares ocupamos los paréntesis como si no hubiera mañana y hasta los asteriscos para denotar acciones *se cubre la cara de pena¨*
    Creo que está re bueno tu post, segura segura que va a serme de mucha ayuda (☆ω☆)
    Un abrazo y cosecha muuchos éxitos con esto!

    • María Bolívar

      ¡Hola Gaby! Ay sí, he tardado, pero ya estoy aquí (inserta aquí la carita con gafas de sol jajaja)

      Me alegro de que te haya gustado <3

      Es verdad que el estilo que nos define lo vamos forjando durante años (lo que nos cuesta es sacarlo a relucir) y ya sabes que el tuyo me tiene encantadísima 🙂

      Un abrazo 🙂

Deja un comentario