Deja de utilizar etiquetas para decir qué eres

19/02/2018

Sí. Puede que suene a tópico y que estemos acostumbradas a las etiquetas, pero ¿nos ayudan? ¿Nos definen?

Verás, este fin de semana he estado en Tribucamp2018 y ha sido increíble y agotador a partes iguales. Durante los momentos de relax y charla entre los asistentes (también conocido como networking), la pregunta que más se escuchaba al inicio de cada conversación era: ¿Y tú qué eres?

Y sí, está bien. ¿Qué eres? Copywriter. Vale. Pero, ¿no crees que falta algo?

Yo pensaba que se entendía hasta que una chica me dio una tarjeta en la que ponía «Branding emocional» y, mientras, me dijo algo así como «ayudamos a las marcas a encontrar las palabras adecuadas para atraer y conectar con su cliente a nivel emocional».

¿Y sabes ese momento típico en el que te quedas… «espera, algo me falla»? Sí, y no porque ella hiciera eso (que me parece genial porque es muy necesario) sino porque eso es lo que yo hago (inserta aquí el emoticono de la carita con la gota y la risa nerviosa y ya verás mi cara).

Sufrí una crisis de identidad que me duró poco, en realidad, pero existió. Claro, imagina: «Hago esto». «Ah, qué bien, yo también, pero soy copy». Uuummm… extraño.

Y por eso quiero compartir contigo un método de 2 pasos (sí, solo 2 pasos) para que dejes de etiquetarte como los demás esperan que lo hagas y para que las posibles crisis existenciales o de identidad no te hagan dudar de tu esencia.

 

1. Ten claro lo que haces para que la etiqueta no te haga pequeñita

 

Date permiso para tener una minicrisis existencial, pero ten claro qué haces y quién eres para que no se vuelva una megacrisis.

Tú lo que necesitas es que tus clientes sepan qué les ofreces y qué pueden conseguir contigo. Si eso queda claro con tu etiqueta, genial, si no, revísala.

En mi caso, soy copywriter y mi mundo gira en torno al copywriting, pero no un copywriting agresivo y supermarketiniano sino al copywriting con personalidad y esencia que conecta de forma genuina y auténtica con los clientes.

Si en lugar de depender de una etiqueta, piensas en lo que haces y no te mueves de ahí, podrás decirte: «Tengo claro lo que hago y sé explicarlo. Bien, voy bien. Minicrisis de identidad controlada.»

 

2. Si no encuentras una etiqueta que te defina, invéntatela.

 

Es lo mejor que puedes hacer. No te quedes encasillada en una etiqueta que no te represente aunque sea lo que digan por ahí. Qué va. Pasa de todo. Busca una expresión con la que te sientas cómoda y quédatela en exclusiva para ti.

Por ejemplo, como siempre he defendido que antes de cada venta, siempre siempre existe una conexión (porque compramos a personas), decidí llamarme «Creadora de conexiones». Si lo explico, se entiende lo que hago y me siento más identificada con ello que llamándome copywriter a secas.

Porque vendo con las palabras, sí, pero siempre con una base emocional y auténtica que te diferencia de los demás.

Sin embargo, reconozco que en mis tarjetas también pongo copywriter profesional porque si solo pusiera creadora de conexiones, las caras de la gente podrían ser de cámara oculta 😉

 

Cuando dejamos de intentar encajar en etiquetas, sacamos a relucir nuestra esencia

 

Tengo muchas clientas que no saben como autodenominarse porque buscan entre las etiquetas ya establecidas y conocidas y sienten que no encajan en ninguna.

Hazme un favor y olvídate por un momento de las etiquetas que existen y que son mundialmente conocidas y hazte estas preguntas:

  • ¿Cómo me presento ante un posible cliente? ¿Me representa?
  • ¿Qué hago por mis clientes?
  • ¿Qué idea relacionada con lo que yo hago defiendo a capa y espada?
  • ¿Qué siento que soy?

Y ahora que ya tienes lo más profundo de ti sobre el papel, piensa en cómo quieres ser recordada por tus clientes.

 

Y tú qué, ¿te sientes identificada con tu etiqueta? ¿Has pensado alguna nueva que te represente más? Déjame un comentario y dime qué opinas de las etiquetas extrausadas y la nueva versión de la tuya.

 

 

 

 

 

 

    5 comments

  • Dolors Masdeu 19/02/2018
    Reply

    Maria eres un cielo!! Este post me viene como anillo al dedo justo hoy!!
    Qué te parece “ Reparadora de autoestimas desgastadas”
    En vez de Coach de madres solteras.
    En realidad lo que quiero acompañar como Coach es la reparación de la autoestima dentro de este nicho.
    Genial tu post como siempre!!

    • Reply

      ¡Hola Dolors! Pues yo le daría una vuelta y buscaría sinónimos, pero la base es buena 😉 Me alegra ver que te ha servido <3

  • Jose 23/02/2018
    Reply

    Un post muy reflexivo y genial… la indefinición es uno de mis peores enemigos… Mucha veces subyace que le damos más importancia a como nos ven que a cómo nos vemos… Pero esto es como eso que dicen… «¿cómo quieres que te quieran si tu mismo no lo haces? Pues eso… gracias por arrojar luz sobre como forjar nuestra propia identidad…

    • Reply

      Oh Jose, gracias a ti por tomarte el tiempo de comentar 🙂

      La verdad es que sí, caemos en el cómo nos ven e intentamos encajar ahí, pero me he dado cuenta de que eso es un error (igual que lo de no quererse primero).

      Me alegro de que te haya servido y espero que encuentres esa expresión que te hace único 🙂

  • Selva 17/04/2018
    Reply

    mmm, me has hecho pensar mucho la verdad.
    Nunca me he sentido comoda con las etiquetas que se supone que uno ha de llevar, más que nada porque he recorrido varias terapias energéticas y técnicas diferentes, y una no puede ir variando de etiqueta, menos siendo tan expansiva e integradora como yo… se me queda pequeño, nada más porque tengo claro que todo són herramientas, y no soy yo, me explico? 🙂
    Tenía como etiqueta «terapeuta del alma», ya que hago varios trabajos que involucran el alma, como constelaciones familiares, reiki, sanaciones con aromaterapia del aura y chakras, comunicación con el alma humana, registros akáshicos, comunicación con el alma animal.
    Y al final la gente se deja en mis manos, me cuenta su problema, bloqueo o asunto, y soy yo la que guío o escojo qué le va mejor.
    Así que creo que voy a redondear a «terapeuta de conexión con el alma», o » Guía terapéutica del alma», por ahí va…
    O es más simple «terapeuta del alma»?
    Se aceptan sugerencias y críticas

    Creo que me ha enganchado tu web, me voy a dar una vuelta!!
    Gracias!

  • leave a comment

frase

TÍTULO

Accede YA a la masterclass para ver si juegas con ventaja

HAZLO OFICIAL