La importancia de tu mensaje de marca

Tú sabes lo que haces por tus clientes, eso está claro, pero ¿y ellos lo saben? ¿Saben cómo puede beneficiarles trabajar contigo en lugar de con tu competencia? ¿Saben qué es aquello que te hace única? ¿Aquello que te hace diferente?

Ya no es solo tener una propuesta única de valor potente:

 

Ayudo a (cliente ideal) a conseguir (resultado) para (beneficio) + (cómo lo haces).

 

Es tener un mensaje claro, sencillo y comprensible de lo que haces, cómo lo haces, por qué lo haces y qué implica para tu cliente.

Sí, tu propuesta de valor te define, pero tu mensaje de marca impregna todas las comunicaciones de tu negocio: web, redes sociales, email marketing, en eventos, reuniones con clientes…

 

Pero ¿por qué es tan importante tener un mensaje de marca bien definido?

 

Tus clientes conectan contigo más rápido

 

Cuando tienes un mensaje de marca claro, tus clientes saben, de entrada, si trabajar contigo puede gustarles o no. El mensaje de marca lleva muy implícitos los valores de quien está detrás además de su estilo, los beneficios de trabajar con ella o lo que la diferencia.

Cuando tus clientes llegan a tu web y ven que en cada una de las secciones se desprende, de una forma u otra, ese mensaje latente, inconscientemente lo asimilan y te identifican con él.

Y no es cuestión de repetir una y otra vez lo mismo, sino de que LA IDEA, EL MENSAJE que hay detrás de todos los textos que ellos lean, sea el mismo y sea comprensible y atractivo.

 

Aporta coherencia a la marca

 

Esto va muy en línea con el punto anterior. Para que tu cliente no se “vuelva loco”, no se disperse y conecte con tu forma de ser y tu forma de hacer, necesitas mantener la coherencia a lo largo de todas tus comunicaciones.

Cuando hablamos de coherencia, pensamos automáticamente en el estilo, el tono y la voz, pero el mensaje de fondo también tiene que ser el mismo y quedarse grabado en la mente de tu cliente.

Imagina a tu cliente leyendo tu Sobre mí y llevándose “una impresión” tuya que cree que te define. Bien, ahora, llega a tu página de Facebook y leyendo tus publicaciones, se lleva “otra impresión”.

Esa “impresión” está formada tanto por el estilo, la voz y el tono como por el mensaje que transmites a su inconsciente.

 

Te resulta más fácil escribir y hablar

 

¿Qué? ¿En serio? Pues sí. Si tienes un mensaje de marca bien definido, claro y comprensible con el que te identificas, que representa tus valores y que ayuda a tus clientes a conectar contigo de forma auténtica, ya tienes el enfoque de toda tu marca sobre la mesa.

Y cuando tienes claro el enfoque, eres capaz de hablar horas y horas sobre cualquier tema y escribir textos y textos -desde tu enfoque-.

Piénsalo. Si tu negocio lo llevas tú sola, tu mensaje de marca es tu mensaje, tu gran idea, tu enfoque, tus valores, los beneficios de trabajar contigo, tu porqué…

Todo lo tienes ya interiorizado, solo te falta ponerle las palabras correctas para poder compartirlo con el mundo.

Pues cuando ya sabes expresarlo y lo tienes, además de interiorizado, identificado y plasmado en papel, todo fluye mucho mejor. Ya nunca partirás desde cero, siempre partirás de TU enfoque, TU gran idea y TU mensaje.

 

Conclusión

 

Muchas de mis clientas me dicen que no saben cómo transmitir lo que hacen, que no saben cómo hacer que sus clientes comprendan el valor de sus servicios o productos o que no encuentran las palabras exactas para describir lo que ellas hacen.

Si a ti te pasa como a ellas, necesitas definir muy bien tu mensaje de marca. De esa forma, todo tu negocio tendrá un solo mensaje de fondo y todas tus comunicaciones girarán en torno a LA IDEA sin caer en repeticiones.

Sea donde sea que tus clientes te encuentren, conectarán contigo y con tu forma de hacer.

Si buscan justo lo que tú ofreces y se lo dejas claro desde el principio, sabrán, de entrada, que eres su mejor opción.

 

 

¿Tú tienes definido tu mensaje de marca? ¿Sabías todo lo que había detrás? ¿Conocías su importancia? 

Te espero en comentarios 😉

 

 

 

 

Post A Comment